Antecedentes en Pasto

SISMOS TIPO VOLCANO-TECTÓNICOS DEL 12 DE JUNIO DE 2018 (Fuente: Servicio Geológico Colombiano)

El 12 de junio de 2018, siendo las 4:35 a.m. se presentó un sismo de magnitud 4.9 en la escala de Richter, seguido por un segundo sismo a las 4:36 a.m. de magnitud 4.7; después de lo cual y hasta finalizar el mes de junio, se tuvo el registro de 1.340 réplicas.  Estos eventos, asociados a procesos de fractura de roca, se identifican como Volcano-Tectónicos – (VT), precisamente porque los sectores donde se registraron corresponde a un área que se encuentra ubicada en una zona tectónicamente activa donde coexisten fallas geológicas con la estructura del edificio del Complejo Volcánico Galeras. Los sismos más energéticos se ubicaron al NE del cráter principal del volcán Galeras a distancias epicentrales de 5.5 y 4 km y con profundidades de 7.3 y 3.3 km respectivamente, medidas con respecto a la cima de Galeras, (4.200 msnm).  Estos eventos y varias de sus réplicas fueron reportados como sentidos en sectores rurales y urbanos del municipio de Pasto y poblaciones como La Florida, Chachagüí, Buesaco, El Tambo, Sandoná, Consacá y Yacuanquer. Como consecuencia de las sacudidas de los eventos sísmicos más energéticos de junio 12, hubo una zona de afectación focalizada alrededor de los epicentros especialmente con daños en sectores como Briceño (en el Norte de la ciudad de San Juan de Pasto) y el corregimiento de Mapachico (al Noreste de la ciudad); igualmente y aunque un poco más distante de los epicentros, los daños se extendieron a la vereda Chachatoy Alto (en el corregimiento de Morasurco) donde se presentan efectos de amplificación local. Particularmente los sismos de la madrugada del 12 de junio, ocasionaron la pérdida de dos vidas (en el sector de Briceño Bajo) por caída de rocas y daños parciales o totales en varios inmuebles de la zona epicentral, incluyendo tanto elementos estructurales como no estructurales. La localización de la secuencia de estos sismos muestra una zona bien definida en el sector NE del volcán ubicada entre 0.5 y 8 km del cráter activo, con epicentros que se alinean con el rasgo regional de la falla Silvia-Pijao, más conocida localmente como la falla Buesaco.

SISMOS DEL 20 DE ENERO DE 1834 (Fuente: Servicio Geológico Colombiano)

El 20 de enero de 1834 a las 06:45 a.m. (11:45 hora UT) se presentó un sismo muy fuerte seguido de varias réplicas, que causaron la destrucción de la ciudad de Pasto en Nariño, Almaguer en el Cauca y Sibundoy en el Putumayo. El epicentro de este sismo según Ramirez (1975) fue reportado en la cordillera oriental entre Caquetá y Putumayo. Existen versiones de que en esta misma fecha y hora ocurrió una erupción, aparentemente en el volcán Patascoy y no un sismo (Rodríguez, 1959). Sin embargo, las interpretaciones llevan a pensar que al parecer, este sismo desencadenó la erupción de un volcán.

Quince minutos después, 12:00 UT se tiene reporte de otro sismo de mayor magnitud Ms (7.7 grados) localizado en las mismas coordenadas, con una intensidad X. Cabe anotar que de acuerdo con los catálogos internacionales y la información disponible en la Red Sismológica Nacional de Colombia (RSNC), el segundo sismo, más energético tuvo las siguientes características:

  • Enero 20 de 1834, 12:00 UT
  • Coordenadas: Latitud 1.3 ° N, Longitud 76.9 ° W
  • Profundidad: No estimada
  • Magnitud Ms: 7.7 grados
  • Intensidad Máxima Reportada: X

De acuerdo a la descripción de sismos históricos de la RSNC, se tiene:

El jueves 20 de enero de 1834, aproximadamente a las 7 de la mañana hora local, ocurrió un fuerte sismo en el sur del país que afectó los departamentos de Nariño, Putumayo y Cauca. En Pasto quedaron semidestruídos numerosos edificios, casas e iglesias, como la de San Sebastián, San Francisco, Santo Domingo y Santiago. Bajo los escombros de las edificaciones murieron 50 personas y hubo un número similar de heridos. Poblaciones indígenas cercanas a Pasto, como Mocondino, La Laguna y Gualmatán, quedaron con sus iglesias destruidas. Las iglesias de Ipiales y Buesaco quedaron averiadas.

En Sibundoy y Santiago (Putumayo), se sintió tan fuerte que las personas difícilmente se podían sostener en pie y quedaron arruinadas algunas construcciones. Pero los efectos más significativos en esa región se presentaron en la naturaleza, ya que hubo varios deslizamientos de gran dimensión que obstruyeron el cauce de los ríos Quinchoa y Balsayaco, los cuales en su destape destruyeron gran parte de las casas y cultivos del pueblo de Santiago.

Del departamento del Cauca se reportó que en Popayán hubo daños en la Catedral, en el Convento de San Francisco, y en algunas casas. Mientras que en Almaguer se averiaron las casas de paja, y quedaron arruinadas otras edificaciones.

El movimiento fue sentido levemente en Bogotá, Cali, Palmira y Tuluá.


© 2018 DGRD PASTO . Todos los derechos reservados.
Fotografía Germán Lucero